Vacuna, Vacunación & Inmunidad

 
 
 

 
 
 

 

CENTRO VETERINARIO INDAUCHU
Alda. San Mamés, 38
48010 Bilbao
 94 444 5 444  ccvi@euskalnet.net
 

 

¿Qué es una vacuna?

Es un preparado biológico a base de antígenos de un agente infeccioso. Así, vacunar es exponer ese antígeno ante un organismo sano con el fin de que en éste se desarrolle un mecanismo de lucha específico contra la enfermedad que dicho agente pueda producir.

En otras palabras y poniendo un ejemplo para entendernos: ¿ Que es vacunar a un perro contra el moquillo ? .Es simplemente inyectarle unos pocos virus de moquillo para que su organismo forme defensas y esté alerta ante un posible contagio de esta enfermedad.

El término "vacuna" se remonta a finales del siglo XVIII en Inglaterra, donde un médico, el Dr. Jenner, intuyó que al inyectar una pequeña cantidad de suero
contaminado por una vaca enferma de viruela a un niño, en el organismo de éste se crearían defensas que le protegerían de un futuro contagio.

A raíz de este hallazgo y siguiendo con las investigaciones del inmunólogo francés Dr. Pasteur en el siglo pasado, llegamos a nuestros días a sabiendas de lo que en un principio fueron pruebas sin ninguna base, han llegado hoy en día a ser la Inmunología, ciencia médica que estudia todo lo referente a la profilaxis, mecanismos de acción y más concretamente las reacciones antígeno (agente infeccioso causante de enfermedad) -anticuerpo (defensas del organismo ante tal enfermedad).

¿Qué es la vacunación?

Así pues la vacunación es el acto de inocular una vacuna en un organismo sano para inmunizarle contra una enfermedad específica.

¿Qué es la inmunidad

La inmunidad es la resistencia que un individuo tiene ante una enfermedad concreta. Puede suceder que un animal esté correctamente inmunizado ó ser inmune a una ó varias enfermedades, pero no serIo en absoluto ante otras muchas.

Intervienen muchos factores para engranar todos estos mecanismos y conseguir un sistema inmunitario efectivo.

Se sabe hoy en día con toda certeza que los cachorros nacen totalmente indefensos y con su sistema inmunitario deprimido y que reciben el 95% de las inmunoglobulinas al ingerir el calostro y las primeras leches. De ahí la importancia de mantener en perfecta forma a las futuras madres, tanto en el tema de vacunaciones, como en el de las desparasitaciones y buen estado general.

Es fundamental que los neonatos mamen adecuadamente los primeros días para adquirir esa recién estrenada inmunidad que les cede su madre hasta que su organismo sea capaz de formar anticuerpos por su propia cuenta.

¿Por que se empieza a vacunar a las 7- 8 semanas?

Hasta hace doce ó quince años a los cachorros se les administraba la primera vacuna a los tres meses, pero se daban multitud de casos en los que antes de iniciar la vacunación el cachorro se contagiaba llegando la mayoría de las veces a un fatal desenlace. A vista de estos hechos tanto investigadores inmunólogos como veterinarios, clínicos, etc..., optaron por adelantar esa fecha e iniciar la vacunación cuatro semanas antes y ahora surge otro problema: si aproximadamente a las ocho semanas se administraba al cachorro la primera vacuna, con toda seguridad como en su organismo aún quedaban anticuerpos matemos, éstos últimos no dejarían formar anticuerpos post- vacunales pues se encargarían de inactivar los antígenos que inoculamos con esa primera vacuna. Esta etapa defensiva a cargo de los anticuerpos matemos dura aproximadamente hasta los noventa días de vida del cachorro.

Por lo tanto y visto que con la primera vacuna administrada a las siete-nueve semanas no es suficiente para defender ese organismo, es totalmente aconsejable revacunar cuando sepamos con cierta seguridad que ya no hay anticuerpos matemos que interfieran los anticuerpos vacunales y esto ocurre a las doce-trece semanas.

Si observamos las gráficas vemos que hay un periodo crítico en la vida de un cachorro y es el comprendido entre la semana once y la trece. De ahí la importancia de la revacunación pasado este período.

¿Que tipo de vacunas hay en el mercado?

Si atendemos a las características técnicas:

  • Vacuna atenuada. Preparada a base de cepas vivas de virus pero que han sido debilitadas haciendo diferentes cultivos. Son las empleadas con mayor asiduidad.

  • Vacuna inactivada. Son las denominadas vacunas muertas. Tienen menor poder antigénico pero a la vez son más seguras.

Otra clasificación de las vacunas atendiendo a la especificidad sería:

  • Monovalentes: Si sólo contienen un agente infeccioso.

  • Bivalentes: Con dos agentes infecciosos.

  • Trivalentes: Con tres agentes infecciosos.

  • Cuatrivalentes, Pentavalentes, ...

Las vacunas más utilizadas hoy día son:

  • Trivalente: Vacuna viva atenuada contra Moquillo, Hepatitis vírica y Leptospirosis.

  • Cuatrivalente: Vacuna viva atenuada contra Moquillo, Hepatitis vírica, Leptospirosis y Parainfluenza.

  • Monovalente Parvovirósica: Vacuna viva atenuada contra el Parvovirus.

  • Monovalente Antirrábica: Vacuna inactivada contra la Rabia.

Existen en el mercado vacunas polivalentes que incluyen el Parvovirus a la vez que el Moquillo, la Hepatitis, la Leptospirosis y la Parainfluenza, así como otros tipos de combinaciones.

Pautas aconsejables de vacunación

Pretendemos en todo momento hacer un calendario de vacunación fácil, lógico, coherente y a la vez efectivo y nuestro criterio, si no hay condiciones extremas que hagan replantear las fechas, sería el siguiente:

  • A las ocho semanas de edad: Vacuna contra Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis. Vacuna contra Parvovirosis.

  • A las trece semanas de edad: Vacuna contra Moquillo, Hepatitis, l.eptospirosis. Vacuna contra Parvovirosis.

  • A los seis meses de edad: Vacuna contra la Rabia.

La inmunidad real y efectiva que dan estas vacunas se podría establecer sobre los doce meses, por lo que aconsejamos la revacunación anual sistemática.

¿Que hay de cierto en estas cuestiones?
¿Cualquier momento es bueno para vacunar?

Sí, pero comprobando que se cumplan unos mínimos. Evitar situaciones de stress: cachorros recién separados de su madre, cambio de hábitat. viajes, animales débiles. parasitados, enfermos,...

Evaluar correctamente el posible estado inmunitario del cachorro. Asegurarse de la presencia de anticuerpos maternos ya que con seguridad no es lo mismo revacunar a un cachorro a las once semanas (cuando todavía en su organismo hay inmunidad materna que no dejará formar y asentarse esos anticuerpos post-vacunales), que a las trece semanas (momento en el que ya rota la inmunidad materna será posiblemente efectiva y duradera la que nos aporte esa segunda vacunación).

¿Se ponen a todos los perros las mismas vacunas?

Sí, es la misma y no influyen otros factores. Administramos la misma vacuna a un cachorro de Chihuahua de dos meses que pesara 400 gramos que a un Mastín adulto de 100 kilos.

¿Hay algún tipo de reacción post-vacunal?

Puede haberla, sobretodo después de una vacuna viva atenuada pero no hay mayor riesgo. A veces el día de la vacunación puede el cachorro comer menos y estar un poco triste pero sería en rarísimas ocasiones y no requiere tratamiento alguno.

¿Pierden facultades los perros después la vacunación?

Se oyen opiniones como que por ser vacunado el perro pierde olfato, oído, resistencia, ... No hay nada de cierto al respecto. Se puede asegurar que con las actuales vacunas no ocurre nada de esto. Quien confirme algún caso de estos tendría que remontarse a varios años, tantos como diez, quince ó incluso más, cuando las vacunas no estaban tan conseguidas como ahora.

Quien por miedo a imaginarias reacciones post-vacunales en su perro tema que éste pueda perder una serie de facultades, en efecto tiene toda la razón pero lo que verdaderamente perderá va a ser su propio perro si por ese falso miedo deja de vacunarlo y la mala suerte haga que se contagie.

¿Son efectivas 100% las vacunas?

En principio así debería ser pero no hay una seguridad total. Podría ocurrir que un perro bien vacunado y correctamente revacunado en un momento dado fuera contagiado y su sistema inmunitario no fuera suficiente. A veces un virus determinado se hace más virulento ó sufre una mutación y puede contagiar a individuos que creemos sanos y bien inmunizados.

No olvidemos la epidemia de Moquillo que azotó Suiza los años 84 y 85 y que pasó a Francia poco a poco hasta ser patente en casi todo el país hacia la primavera de 1988 y que tan drásticas consecuencias tuvo llevándose a miles de perros de todas las edades. Afortunadamente, ya en 1990, esta situación fue totalmente superada y al menos como consuelo sirvió para crear esa inquietud de tener los perros correctamente vacunados por si otra desgracia como la descrita pudiera volver a repetirse.

iOjo que España por proximidad y similitud ambiental y climática podría ser asiento de esta u otra epidemia!.

¿Las enfermedades infecciosas afectan sólo a cachorros y viejos ?

No, quizá todos recordemos con cierto despecho aquel ejemplar joven, fuerte y en plenitud de vitalidad que sin causa que lo justificase perdió la batalla ante la virulencia del Moquillo, la Hepatitis vírica, ...

Como veterinarios tenemos que aconsejar la revacunación anual por sistema y no tentar a la suerte puesto que las enfermedades de las que estamos tratando además de inoportunas son de muy mal pronóstico.

¿Son eficaces los tratamientos empleados cuando puede estar ya implantada una enfermedad vírica?

Al tratarse de enfermedades víricas los tratamientos desgraciadamente tienen poco éxito. Seguimos, y no sólo en España, con limitaciones ante enfermedades de este tipo. Ya de por sí el diagnóstico es complejo y ningún veterinario podrá asegurar con certeza de que entidad se trata, ni podrá poner nombre ni apellido al agente infeccioso y por lo tanto los tratamientos habrán de ser sintomáticos, aplicando en cada etapa la terapia adecuada intentando además fortalecer ese organismo enfermo para que supere la agresión vírica.

¿Que pronóstico tienen estas enfermedades?

El pronóstico en este tipo de infecciones es incierto y puede haber un mal desenlace de una manera fulminante si se trata de una infección hiperaguda de Hepatitis vírica o Parvovirosis, así como en otras ocasiones ese mismo Parvovirus no es tan virulento, pudiendo llegar a remitir si se ha instaurado un buen tratamiento y el organismo ha superado esos momentos críticos.

Quizá quien peor fama y bien merecida que la tiene sea el Moquillo, siendo ésta una enfermedad traicionera y de curso más lento y solapado que recoge entre sus posibilidades un gran abanico de síntomas, tanto digestivos como respiratorios, pasando por afecciones oculares y cutáneas hasta llegar a los temidos signos neurológicos cuando ese caprichoso virus se ha asentado en el sistema nervioso. Así, si es esta la enfermedad a tratar pueden pasar días e incluso semanas hasta que ocurra la remisión total de la infección ó con más probabilidad el animal muera o haya que sacrificarlo sopesando el deterioro general y progresivo y el mal pronóstico que se puede prever.

Hay ciertas peculiaridades que reseñar en las enfermedades víricas. Puede ocurrir que un cachorro muera en pocas horas afectado por una Parvovirosis; otro hermano de camada tras unos días de tratamiento y aún habiéndolo pasado francamente mal puede sobrevivir y llegar a ser un ejemplar totalmente normal; y otros hermanos afectados al mismo tiempo ó poco después, incluso con síntomas mucho más leves que nos darían esperanzas de conseguir la remisión de la enfermedad, pueden acabar muriendo aún habiendo aplicado el mismo tratamiento que a los precedentes.

iAsí son las enfermedades infecciosas de origen vírico!
La única manera de prevenir este tipo de enfermedades es la vacunación... es la vacunación... es la vacunación.